Lo debían realizar como parte de la sanción que les impusieron el año pasado a los integrantes de los seleccionados mendocinos handball, de la categoría junior, durante el campeonato Argentino de esa división.

Para ellos fue muy duro al ser acusados de perder partidos con intención y recibieron suspensiones muy duras de 6 meses a 1 año. Y por eso este jueves hicieron un trabajo comunitario impuesto por la Confederación Argentina de Handball.

Los jugadores de Regatas e integrantes de aquellas selecciones sancionadas en damas y varones fueron los encargados de dar una charla, destinada a directores técnicos, jugadores, dirigentes, familiares y aficionados.

Hablaron sobre el fair play (juego limpio) adentro y afuera de la cancha, entre compañeros y rivales, definiendo los valores deportivos y de las personas en la sociedad.

En uno de los quinchos del Club Mendoza de Regatas, en el Parque General San Martín, los juniors realizaron la disertación. Gimena Reta, Gianina Reitano, Agustina Elst, Ignacio Saavedra, Carla Caniggia, Gonzalo Reta, Pablo Famá, Tomás de San Roque y Agustín Ferre fueron los jugadores de Regatas, que participaron de la charla.