Francia se proclamó este domingo campeón del Mundo Junior tras derrotar en la final a Croacia (28-23) celebrada en el pabelló de As Travesas. De este modo, el gran candidato al oro cumplió los pronósticos a pesar de su irregular comienzo en este campeonato disputado en Vigo y Pontevedra con dos derrotas ante Suecia y Egipto en la fase de grupos. Un combinado galo que fue de menos a más, con una victoria in extremis a falta de siete segundos frente a España en los octavos, hasta finalizar en lo más alto del podio para despedir a una generación histórica en el balonmano de formación.

La selección francesa salió en tromba, que no admitió concesiones desde el primer minuto de la final. Johann Delattre apostó por una defensa 5:1 con Kyllian Villeminot en el avanzado, con el objetivo de frenar el lanzamiento exterior croata. El objetivo, de primeras, funcionaba a las mil maravillas, gracias también a Valentin Kieffer, que bajaba la persiana y solo concedía tres goles en 15 minutos, realizando paradas de mucho mérito.

Francia había conseguido atraer a Croacia hacia su juego: defensa y contraataque. Los de Davor Dominikovic, que habían concedido durante todo el torneo muy pocos goles fáciles, ahora sufrían ante la velocidad de los galosNoah Gaudin levantaba al público con una vaselina marca de la casa desde los 7 metros, Benjamin Richert se mostraba eficaz desde el extremo, y Valentin Kieffer seguía con su ‘show’ particular. El resultado 10-3 al alcanzar el ecuador del primer acto reflejaba lo ocurrido en la pista.

En el peor momento de los croatas, apareció Ivan Panjan para sostener bajo palos a su equipo. Su actuación, unida a la mejoría ofensiva de sus compañeros y a los errores en el lanzamiento francés, provocaban un parcial de 0-5 con el que Croacia parecía meterse de lleno en el partido (11:9). Un mero espejismo, porque el combinado galo volvió a apretar con un 4-1 con el que se marchaba al descanso con cinco tantos de renta (15-10).

Villeminot asumía el mando del equipo francés en el inicio de la segunda mitad, manteniendo el ritmo e impidiendo que su rival se pudiera acercar lo más mínimo en el marcador. Así, y a pesar del aumento de la dureza defensiva de los croatas, la diferencia se mantenía llegados al minuto 45 (21-16). Poco o nada cambió el encuentro en el tramo final, con el mismo tira y afloja en el luminoso, con Croacia imprimiendo una marcha más a la desesperada y con Francia destapando el tarro de las esencias para hasta poner el broche de oro ante un combinado croata que volvía a tener como verdugo al mismo rival que en el Europeo Juvenil de 2016.

3 oros y 1 plata para la generación 98/99

Con este triunfo, la generación 1998/1999 de Francia cierra una etapa de formación prácticamente perfecta, en la que ha sumado tres medallas de oro -Europeo Juvenil 2016, Mundial Juvenil 2017 y Mundial Junior 2019- y una plata -Europeo Junior 2018-, perdiendo en todas estas competiciones oficiales tan solo tres encuentros. Unas cifras prácticamente imbatibles, y que hablan maravillas del futuro de ‘Les Experts’ en el panorama internacional.

Al término de la final, la Federación Internacional de Balonmano comunicó el ‘All Star’ del Mundial Junior de España, con claro acento francés con tres jugadores seleccionados en el equipo ideal de este campeonato:

Mejor Portero: Valentin Kieffer (Francia)

Mejor Central: Kyllian Villeminot (Francia)

Mejor Lateral Derecho: Diogo Silva (Portugal)

Mejor Lateral Izquierdo: Emil Laerke (Dinamarca)

Mejor Extremo Derecho: Fran Mileta (Croacia)

Mejor Extremo Izquierdo: Dylan Nahi (Francia)

Mejor Pivote: Luis Frade (Portugal)

Máximo Goleador: Diogo Silva (Portugal)

MVP: Ivan Martinovic (Croacia)