Ha fallecido un amigo entrañable del handball mendocino. Gran padre, amigo, formador de jugadores. Se desempeñó por muchos años en Municipalidad de Maipú en todas las categorías tanto en damas como en varones. Le tocó también dirigir seleccionados mendocinos.

La familia del handball lo despide con amor, esperando que juegue su mejor partido. Chau Dante querido. Amebal te va a extrañar